LIBERAN A DOS DE 17 MISIONEROS NORTEAMERICANOS SECUESTRADOS EN HAITÍ

LIBERAN A DOS DE 17 MISIONEROS NORTEAMERICANOS SECUESTRADOS EN HAITÍ

HAITÍ.- Dos de los 17 misioneros norteamericanos que fueron secuestrados en Haití en octubre fueron liberados, informó la organización religiosa para la que trabajan, que agregó que mantienen “buen ánimo”.

“Solo puede ofrecerse información limitada, pero podemos informar que los dos rehenes liberados están a salvo, con buen ánimo y bajo asistencia”, dijo la organización Christian Aid Ministries en un comunicado publicado en su página web.

Uno de los 16 rehenes es canadiense, el resto estadounidenses. Se trata de 12 adultos, de entre 18 y 48 años, y cinco niños de entre 8 meses y cinco años, según la organización.

“No podemos dar ni confirmar los nombres de los liberados, la razón de su liberación, su nacionalidad o su ubicación actual”, destacó.

“Mientras nos regocijamos por esta liberación, nuestros corazones están con las quince personas que aún permanecen retenidas”, agregó el texto.

El grupo, formado por misioneros y sus familiares, fue secuestrado el 16 de octubre cuando volvía de un orfanato en el área este de Puerto Príncipe controlada por uno de los grupos criminales más poderosos de Haití.

La banda, que se identifica como “400 Mawozo”, demanda un rescate de un millón de dólares por cada uno, indicaron fuentes de seguridad a la AFP.

Agentes del FBI, autoridades haitianas y la unidad antisecuestro de la policía nacional han estado negociando por más de un mes con los secuestradores.

Desde diciembre del año pasado, la policía haitiana busca al líder de la banda, Wilson Joseph, por diversos crímenes que incluyen asesinato, secuestro, robo de vehículos y secuestro de camiones de carga.

El reciente surgimiento de los secuestros en Haití pone de relieve el creciente dominio de las bandas a lo largo del país, algo que las fuerzas del orden han sido incapaces de contener.

Estados Unidos aconsejó a sus ciudadanos no viajar a Haití, especialmente porque, sostiene, los secuestros tienen como objetivo a los estadounidenses.

AFP

COMPARTIR