UGANDA DETECTA PRESENCIA DE POLIOVIRUS DERIVADO DE LA VACUNA CIRCULANTE

UGANDA DETECTA PRESENCIA DE POLIOVIRUS DERIVADO DE LA VACUNA CIRCULANTE

UGANDA.- Uganda confirmó la detección de poliovirus de tipo 2 derivado de la vacuna circulante (cVDPV2) en muestras tomadas en plantas de aguas residuales de Kampala, algo que las autoridades sanitarias relacionan con la disminución de la inmunización por culpa de la pandemia de COVID-19.

“El virus detectado tiene vínculos con una cepa de cVDPV2 registrada en Sudán”, indicó el Ministerio de Salud ugandés en un comunicado, si bien no se informó de ningún caso de desarrollo de la enfermedad.

De acuerdo con el Gobierno de Uganda, el resurgimiento de la polio en el país se relaciona con la reducción de la vacunación debido a los efectos de la pandemia de COVID-19 y con brotes en otras naciones de la zona.

“Los incesantes movimientos transfronterizos entre nuestros países vecinos y los países del Cuerno de África actualmente afectados por brotes de cVDPV suponen riesgos adicionales de importación de polio”, señala el mensaje del Ministerio.

En respuesta al hallazgo, Uganda incrementará la vigilancia para detectar posibles casos de polio y también aumentará los esfuerzos de vacunación.

Uganda fue declarada libre de polio salvaje en 2006 y el continente africano en su totalidad consiguió esa misma certificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace un año, después de que Nigeria, el último país que quedaba por alcanzar la meta, fuera también declarada libre de polio salvaje.

Pese a ello, en los últimos meses, alrededor de una veintena de países africanos detectaron cepas de cVDPV, como Kenia, Sudán del Sur o la República Democrática del Congo.

Estos brotes, que son muy poco frecuentes según la OMS, se deben a que la vacuna antipoliomielítica oral (OPV) contiene un virus vacunal atenuado que pueden sufrir cambios genéticos que les confieren la capacidad de producir parálisis, creándose así los denominados poliovirus circulantes de origen vacunal (cVDPV).

Se dan solo en entornos con población poco inmunizada y con malos saneamientos, ya que los restos de la vacuna administrada por vía oral permanecen presentes en las secreciones y el virus muta, pese a estar muy debilitado.

Los casos de polio derivados de la vacunación, pese a todo, son también peligrosos y la mejor forma de contrarrestarlos es, según la OMS, precisamente garantizar que la totalidad de la población está inmunizada contra el virus.

La poliomelitis es una enfermedad infecciosa que afecta sobre todo a menores de 5 años y que no tiene cura.

Sus síntomas incluyen fiebre, fatiga, vómitos y dolor de cabeza y puede llegar a causar, en algunos casos, parálisis en las extremidades.

Con información de EFE