SUMAN OCHO MUERTOS Y MÁS DE 130 FOCOS EN INCENDIOS DE TURQUÍA

SUMAN OCHO MUERTOS Y MÁS DE 130 FOCOS EN INCENDIOS DE TURQUÍA

TURQUÍA.- Miles de bomberos turcos trabajan contra varios incendios en el sur y oeste del país, donde las llamas avanzan, con la esperanza de que la llegada de dos hidroaviones españoles, prevista para mañana, permita infligir un golpe decisivo al fuego.

Dos hidroaviones CL 415 y un avión de transporte despegaron del aeropuerto de Málaga para llegar entre hoy y mañana a Turquía, gracias a una cooperación directa entre España y Turquía en el marco del organismo europeo RescEU.

Desde el miércoles 28 de julio se contabilizaron más de 130 focos en una serie de provincias turcas a lo largo de la costa mediterránea y la orilla del mar Egeo, ambas zonas frecuentadas por el turismo europeo, ruso y nacional, hasta ahora se registraron ocho muertes.

Siete personas, dos de ellas bomberos, fallecieron en un frente de llamas en el municipio de Manavgat, en la provincia meridional de Antalya, que se expande desde hace cinco días sin control y un hombre murió cerca de Marmaris, en la costa egea, al intentar ayudar a los bomberos.

Marmaris, un popular destino turístico, sigue bajo el cerco de las llamas, que obligaron a evacuar varios núcleos habitados de la región.

Los residentes de la urbanización de Içmeler, en una playa situada a unos cuatro kilómetros de Marmaris, fueron evacuados el sábado 31 de julio por barcos turísticos y yates, ya que la carretera se hallaba cortada por el incendio.

Al mismo tiempo, la marina turca desplazó dos buques a la zona para intervenir en caso de necesidad.

Los incendios alrededor de Bodrum, otro destino turístico situado algo más al norte, pudieron ser controlados el domingo 1 de agosto, según anunció el ministro de Agricultura y Bosques, Bekir Pakdemirli.

La aparición de numerosos focos casi simultáneos disparó en la prensa turca las especulaciones sobre actos de sabotaje y la prensa nacionalista lo atribuye a la guerrilla kurda, el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), unas supuestas instrucciones de luchar contra Turquía mediante “gasolina y cerillas”.

El propio presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dio el sábado 31 de julio pábulo a estos rumores al insistir que “desde que el año pasado los dirigentes de la organización terrorista dieran instrucciones de quemar los bosques, los incendios en Turquía se han duplicado”.

El ministro del Interior, Süleyman Soylu, matizó en una rueda de prensa que se recibieron 300 denuncias respecto a posibles sabotajes y que se evalúan todas, pero que no se pueden dar datos sin tener pruebas claras.

La oposición, por su parte, achacó al Gobierno la responsabilidad de los incendios por no tomar medidas de previsión y por carecer de los medios adecuados para combatir las llamas.

Especial polémica trajo el hecho de que Turquía dispone de nueve hidroaviones CL 415, el mismo modelo que ahora llega desde España, pero no puede operarlos por falta de mantenimiento.

Por ahora, Turquía utiliza sobre todo helicópteros y alquiló tres aviones Beriev BE-200 a Rusia, un modelo mucho más grande que el CL 415 pero según los expertos más útil en territorio llano y no tanto en zonas montañosas como la costa del mar Egeo.

Por ello, la llegada de los dos hidroaviones españoles, así como de otro procedente de Croacia anunciado también por la Comisión Europea, puede ser decisiva para los bomberos turcos.

Las aeronaves españolas despegaron este 2 de agosto desde el aeropuerto de Málaga junto a un contingente de 27 militares, 22 tripulantes y 5 miembros de la Unidad Militar de Emergencia.

Se espera que el avión de transporte aterrice esta tarde en el aeropuerto de Dalaman, a unos 50 kilómetros de Marmaris, mientras que los hidroaviones llegarán mañana martes 2 de agosto.

La embajada de España en Ankara, que coordina la operación, ya desplazó a un diplomático para recibir a los militares españoles en la localidad de Dalaman.

Con información de EFE