JAPÓN INVESTIGA 2 MUERTES POR VACUNA COVID-19 DE MODERNA PROCEDENTE DE ESPAÑA

JAPÓN INVESTIGA 2 MUERTES POR VACUNA COVID-19 DE MODERNA PROCEDENTE DE ESPAÑA

JAPÓN.- Japón anunció que investiga la muerte de dos personas que fueron vacunadas contra el COVID-19 con uno de los lotes de Moderna fabricados en España y bloqueados tras detectarse contaminación en algunas dosis, para tratar de esclarecer si tienen relación con la inoculación.

Las autoridades niponas consideran ambos casos como “sospechosos” de ser una reacción a la vacuna, aunque por el momento se desconoce si hay conexión directa entre los fallecimientos, la vacunación y las impurezas presentes en ciertos viales, según informó este sábado, 28 de agosto de 2021, en un comunicado el Ministerio de Sanidad.

Las dos personas, de 30 y 38 años, fallecieron después de recibir la segunda dosis de la vacuna este mismo mes, y habían sido inoculados con dosis procedentes de los tres lotes de Moderna producidos en España y cuyo uso se paralizó el pasado jueves tras encontrarse “sustancias anómalas” en algunos frascos.

 “Se registraron dos casos de fallecimientos tras la vacunación con uno de los lotes correspondientes producidos en la misma fábrica y en el mismo período”, señaló el Ministerio nipón de Sanidad.

El Ministerio japonés viene informando de todas las muertes en personas vacunadas “con el fin de aportar transparencia” a su sistema para monitorizar la seguridad de los fármacos anticovid, y señaló que “va a valorar y estudiar la relación y posibles causas” de los fallecimientos en un comité de expertos.

“Por el momento, no tenemos pruebas de que haya relación entre la vacuna de Moderna y las muertes, pero es importante llevar a cabo una investigación formal para determinar si hay conexión”, dijeron hoy en un comunicado conjunto la empresa estadounidense y su distribuidora en Japón, la farmacéutica Takeda.

Las dos empresas “están trabajando con las autoridades niponas para investigar los fallecimientos” y conducen sus pesquisas “con la máxima urgencia y transparencia”, añadieron.

Las autoridades niponas decidieron el pasado jueves bloquear por precaución tres lotes de vacunas que sumaban 1.63 millones de dosis, que habían sido distribuidas para su uso o que ya habían sido aplicadas, tras detectarse impurezas en 39 viales del fármaco.

En torno a medio millón de personas fueron inoculadas en Japón con dosis procedentes de los lotes afectados, todos ellos procedentes de la misma planta de producción de la farmacéutica española Rovi, principal proveedor del país asiático de la vacuna de Moderna.

Los dos fallecimientos anunciados hoy llegan después de que las autoridades niponas hubieran afirmado en los días posteriores a bloquear los lotes de Moderna que no existían riesgos probados para la salud de los pacientes relacionados con las anomalías.

Las autoridades niponas, en concreto, decidieron paralizar el uso de los 1.63 millones de dosis de Moderna después de que se observaran “sustancias anómalas” en 39 viales de la vacuna, pertenecientes a uno de los tres lotes.

Japón optó por bloquear por precaución los tres lotes fabricados al mismo tiempo y en la misma planta de Rovi.

Los fallecimientos reportados hoy corresponden a pacientes vacunados con dos de las tres partidas cuyo uso se suspendió por cautela, pero en los que no consta que hubiera también presencia de impurezas, según dijo el Ministerio japonés.

Takeda y Moderna siguen buscando el origen de esas anomalías, y la farmacéutica nipona ha pedido a las subcontratas de la estadounidense en Europa que “conduzcan una investigación con urgencia” para determinar la naturaleza de las partículas extrañas halladas en los viales.

La empresa estadounidense encargó análisis en laboratorios independientes de las sustancias anómalas y tienen previsto recibir los resultados a comienzo de la semana que viene.

Rovi, que fabrica la vacuna de Moderna para la Unión Europea (UE) en sus instalaciones de Madrid desde mediados del pasado enero, señaló el pasado jueves que las anomalías afectan a un lote “distribuido exclusivamente en Japón“, y explicó que el problema podría haberse originado en una de sus líneas de producción.

Japón registró 991 fallecimientos en personas que habían recibido la vacuna de Pfizer y otros 11 en personas inoculadas con Moderna, según datos del Ministerio, que desconoce por ahora si existe conexión entre estos hechos.

El país asiático administró en torno a 120 millones de vacunas, con 69 millones de personas inoculadas con una dosis y otros 55 millones con la pauta completa.

A nivel global se han aplicado más de 200 millones de dosis de la vacuna de Moderna a 110 millones de personas en 45 países, según datos de la empresa.

Con información de EFE