PUTIN CRÍTICA LOS AVANCES EN LOS DERECHOS DE HOMOSEXUALES Y LAS PERSONAS TRANSGÉNERO

PUTIN CRÍTICA LOS AVANCES EN LOS DERECHOS DE HOMOSEXUALES Y LAS PERSONAS TRANSGÉNERO

MOSCÚ.- El presidente ruso, Vladimir Putin, volvió a atacar al liberalismo occidental en un feroz discurso donde criticó la llamada “cultura de cancelación” y los avances en los derechos de los homosexuales y las personas transgénero.

En la reunión anual del Valdai Discussion Club en el balneario de Sochi, sobre el Mar Negro, Putin señaló que su país debe adherirse a sus propios “valores espirituales y tradiciones históricas”, mientras se mantiene alejado de los “perturbaciones socioculturales” en Occidente.

Algunos occidentales creen que “la eliminación agresiva de páginas enteras de su propia historia, revertir la discriminación contra la mayoría en interés de las minorías constituye un movimiento hacia la renovación pública”, dijo Putin en su discurso. “Es su derecho, pero les pedimos que se mantengan alejados de nuestra casa. Tenemos un punto de vista diferente”.

Putin, que le dijo al diario Financial Times de Londres en 2019 que el liberalismo se había vuelto “obsoleto”, es un enérgico defensor de lo que considera valores familiares tradicionales. En sus declaraciones, dijo que la noción de que a los menores “se les enseña que un chico puede convertirse en chica y viceversa” es monstruosa y “al borde de un crimen contra la humanidad”.

También sugirió que los defensores de los derechos de las personas transexuales estaban exigiendo el fin de “cosas básicas como la madre, el padre, la familia o las diferencias de género”.

El líder autoritario se presenta a sí mismo como un símbolo de masculinidad viril, por ejemplo, siendo fotografiado andando a caballo con el torso desnudo, mientras intensifica una campaña de presión dirigida por el Estado sobre las minorías sexuales en Rusia.

Putin gobierna un país donde ha habido numerosos informes creíbles de tortura y encarcelamiento de homosexuales. En 2013, firmó una ley contra la “propaganda gay” que, según Human Rights Watch, provocó una mayor hostilidad hacia las comunidades LGBTQ y dificultó el acceso de los chicos a información sobre relaciones no tradicionales.

El efecto es particularmente profundo en las escuelas, donde algunos profesores rusos caracterizan a las personas LGBTQ “como un síntoma de perversión importada de Europa Occidental o América del Norte”, dijo el organismo de derechos humanos con sede en Washington.

La retórica de Putin no es diferente a la de muchos líderes populistas de derecha en Europa del Este y Estados Unidos, que apuntan a las minorías sexuales en un intento de recabar apoyos. Las nuevas declaraciones reflejan los esfuerzos para reunir a “conservadores acérrimos y partidarios de los valores tradicionales” en torno a Putin, dijo Tatiana Stanovaya, directora del grupo de expertos R.Politik, con sede en Moscú. “Este giro ideológico, cada vez más oficial y concreto, es la principal ayuda a la represión, mucho más fuerte que cualquier elección”.

Putin está tratando de demostrar que “defiende valores que no dividirán a la sociedad y la arrojarán al caos”, dijo Matthew Sussex, un experto en Rusia de la Universidad Nacional de Australia. “Por un lado, es un mensaje unificador. Pero por otro lado, afecta a las comunidades transgénero y homosexuales a las que el gobierno ruso sigue atacando”.

A pesar del ataque a los valores liberales, el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, dijo que el discurso no debería afectar la relación de Rusia con los países occidentales. “Rusia fue, es y será una parte integral de Europa”, afirmó.

AGENCIAS

COMPARTIR