FIEBRE DE BUEN FIN

FIEBRE DE BUEN FIN

La Región, Ver. – Las filas siguen creciendo en las tiendas departamentales. Los meses de crisis por el coronavirus se olvidan y en cuestión de minutos una familia más estrena pantalla plana, un estéreo, un celular.


El 9 de noviembre inició El Buen Fin, aunque tuvo un arranque flojo. El pago de la quincena “engrasa” las carteras. Ropa, calzado, electrodomésticos, salen de las tiendas.


En la mueblería María Eugenia de Huatusco las ventas aumentan un 30 por ciento. La mayoría de compras son de muebles, pero al contado; solo las grandes tiendas se dieron el lujo de otorgar créditos.


En la plaza Nicolás Bravo de Coscomatepec, un taxi mixto rural se convierte en carro de mudanzas. Tras complicados amarres logran fijar el refrigerador que literalmente vuela rumbo a su nuevo hogar.


La policía no baja la guardia, en cualquier momento pueden aparecer los farderos o paqueros para aprovecharse de quienes, ilusionados, presumen una cartera lista para gastar.


En las mueblerías de Huatusco los descuentos del 15 por ciento en pagos de contado pasan desapercibidos, sin contar que hay mucha competencia, aún así, el Buen Fin ofrece un respiro a los comerciantes.


“Hay que aprovechar las ofertas, vamos a comprar un estéreo que nos hace falta en la casa”, comenta un campesino que apurado, entra a una tienda de Coscomatepec.


Este viernes concluye el Buen Fin, las ofertas y las largas filas de gente esperando su turno para comprar. Los pagos y la deuda hasta por dos años apenas empiezan.