COLOCA IMSS MÁS DE MIL 750 MARCAPASOS

COLOCA IMSS MÁS DE MIL 750 MARCAPASOS

Orizaba, Ver.- El Hospital General Regional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Orizaba, Veracruz, cumplió este 30 de abril 11 años de haber iniciado con la clínica de marcapasos, en la que a la fecha ha colocado mil 750 dispositivos.

El cardiólogo adscrito a este nosocomio, Isidro Antonio Mendoza, informó que en lo que va del año han colocado 55 marcapasos para beneficio de personas con algún problema congénito o que derivado del desgaste del órgano propio de la edad, tiene una actividad cardiaca disminuida.

“Estos dispositivos ayudan a mejorar la circulación y oxigenación del corazón y con ello el bombeo de sangre al resto del cuerpo”, indicó.

El especialista reconoció que ante la emergencia sanitaria por COVID-19 la actividad de la clínica de marcapasos ha disminuido, principalmente por la reprogramación de quienes requieren un cambio de batería, pues cuentan con un periodo de reserva de energía de hasta seis meses.

No obstante, apuntó que las urgencias se atienden sin distinción, “a quienes llegan con bloqueo cardiaco de segundo y tercer grado, infartados o dependientes de algún bloqueo temporal, se les coloca el marcapasos, que ayuda a elevar su frecuencia cardiaca”.

Destacó que en una década la tecnología médica ha avanzado y gracias a ello el IMSS ofrece a sus derechohabientes marcapasos modernos que, por ejemplo, ahora permiten al paciente someterse a resonancias magnéticas, estar cerca de diversos dispositivos sin que se altere el funcionamiento, además de que su vida útil es mayor y es capaz de adaptarse a la actividad del paciente,  en comparación con los primeros que se colocaron, que tenían una sola frecuencia.

A lo largo de estos 11 años, la clínica de marcapasos ha tenido como el paciente más joven a un adolescente de 17 años de edad, y el más longevo, un adulto con más de 100 años.

El cardiólogo del IMSS reiteró el compromiso institucional de continuar los servicios en la clínica de marcapasos en beneficio de los pacientes coronarios, ya que al colocar un dispositivo la persona lo utiliza de por vida, con vigilancia al cumplir los primeros tres meses con él y posteriormente cada año. Cuando el tiempo de vida útil del aparato está por terminar, se procede al recambio.

Es de destacar que el hospital regional fue el primero en el país en iniciar con estos procedimientos en el Segundo Nivel de Atención, que posteriormente fueron replicados en otras regiones.