SUMA MÉXICO 20 ESPECIES DE PECES ‘POSIBLEMENTE EXTINTAS’

SUMA MÉXICO 20 ESPECIES DE PECES ‘POSIBLEMENTE EXTINTAS’

CIUDAD DE MÉXICO.- Un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza, advierte que la tercera parte de los peces de agua dulce, se encuentran extintos en el mundo, lo que demuestra que la pérdida de biodiversidad acuática avanza al doble de la tasa de deforestación de los bosques.

El reporte establece que 2020 fue un año sombrío para los peces de agua dulce. Comenzó con la confirmación de la extinción del icónico pez espátula chino, un gigante endémico del río Yangtze y terminó con el anuncio de la desaparición de 15 especies más en Filipinas, en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

En total, 80 peces de agua dulce fueron declarados extintos, mientras que otros 10 desaparecieron del medio natural y 115 están clasificados como “en peligro crítico y posiblemente extintos”, entre los que se encuentran 20 especies endémicas de México, como tres variedades de Mexican dace; Durango shiner; Phantom shiner; Salado shiner y cachorro de Palma, entre otras.

En el informe “Peces olvidados en el mundo”, WWF  indica que los peces de agua dulce son fundamentales para la salud, seguridad alimentaria y sustento de cientos de millones de personas a nivel global.

“La pesca de agua dulce es la principal fuente de proteína para 200 millones de personas en Asia, África y América del Sur, además de proveer empleo y medios de subsistencia para 60 millones de personas.

Dos grandes industrias mundiales se nutren de la existencia de poblaciones de peces de agua dulce saludables: la pesca recreativa que genera más de 100 mil millones de dólares al año, mientras que los peces de acuario son las mascotas más populares e impulsan un comercio mundial por valor de hasta 30 mil millones de dólares”, señaló.

La investigación alerta que la importancia de los peces de agua dulce sigue siendo infravalorada y pasada por alto; “de hecho, miles de especies van rumbo a la extinción”.

La desaparición de estas especies tiene que ver con una combinación de amenazas, incluida la destrucción de hábitats, las presas hidroeléctricas en los ríos que fluyen libremente, la sobre-extracción de agua para el riego y la contaminación por uso urbano, agrícola e industrial.

Además, los peces de agua dulce se enfrentan a la sobrepesca y prácticas pesqueras destructivas, la expansión de especies invasoras y los impactos del cambio climático, así como la insostenible extracción de arena y el tráfico ilegal.

EXCELSIOR