FAMILIA DE NIÑO NICARAGÜENSE HALLADO ABANDONADO EN LA FRONTERA PIDE SU REPATRIACIÓN

FAMILIA DE NIÑO NICARAGÜENSE HALLADO ABANDONADO EN LA FRONTERA PIDE SU REPATRIACIÓN

ESTADOS UNIDOS.-  La familia de un niño migrante nicaragüense que fue hallado mientras caminaba solo en la frontera con Estados Unidos, presuntamente abandonado por traficantes de personas, lo reconoció e inició las gestiones para su repatriación.

En un video difundido días atrás por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, se observa a un menor cuando pide ayuda a un oficial porque, según cuenta, el grupo con el que consiguió cruzar la frontera desde México a Estados Unidos lo dejó abandonado.

El menor de 10 años fue reconocido por su familia en Nicaragua e identificado como Wilton Eniel Gutiérrez.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, dijo a medios oficiales que su gobierno realiza gestiones ante México y Estados Unidos para localizarlo. El menor viajaba con su madre, Mayling Obregón, cuyo paradero se desconoce.

“¿Me puede ayudar? (…) Yo venía con un grupo y me dejaron botado y no sé dónde están”, se escucha al niño decir a un oficial, en un camino rural en el estado de Texas en Estados Unidos.

El menor lloraba y dijo que estaba asustado. Las autoridades estadounidenses informaron que el niño se encuentra bien.

Las indagaciones realizadas en Nicaragua con el padre del menor, Lázaro Gutiérrez, determinaron que el niño viajaba con su madre, de 35 años.

Originarios de la comunidad de Muelle de los Bueyes, en el centro del país, ambos emprendieron el viaje con destino a Estados Unidos el 7 de febrero, contó el padre a las autoridades.

El tío del menor, Misael Obregón, quien reside en Estados Unidos, explicó a un medio digital nicaragüense que sus parientes fueron rechazados en la frontera y deportados a México.

Ya de regreso en México, dijo Misael, madre e hijo fueron secuestrados por coyotes y tras una negociación, liberaron solo al niño.

En recientes declaraciones a medios estadounidenses, Brian Hastings, jefe de la patrulla fronteriza en el Valle de Río Grande, dijo tener evidencias de que muchas familias se separan voluntariamente y envían solo a los niños para que intenten cruzar nuevamente, tras una primera expulsión.

Murillo consideró que la situación de esta familia es “triste”.

Numerosos migrantes, señaló, se ven llevados “a veces por la ilusión y el espejismo de buscar mejores condiciones de vida porque el mundo está difícil, más con esta pandemia”.

Con información de AFP