LAS COSAS QUE NO ENTIENDO

LAS COSAS QUE NO ENTIENDO

EL GRINCH navideño apareció en pleno mes de abril, pues resulta que en la antesala de la visita de ex jugadores del Tiburones de Veracruz a Huatusco, a Roberto “Tito” Castro, flamante director de la Comisión de Agua de esta ciudad, le salió lo aguafiestas y amenazó a los empleados del organismo que si se presentan al evento que se celebrará este sábado 17 de abril y mucho peor, si tienen el atrevimiento de jugar, los correrá. Quizás se enojó porque a pesar de que juega en el Atlas, no lo contemplaron para integrar la selección que enfrentará a los escualos y es que como anunciaron los organizadores, se convocó a futbolistas de buen nivel. Los trabajadores de la comisión del agua se encuentran molestos por la actitud del titular de la oficina, que quiere mandar sobre ellos no sólo en horas de trabajo, sino en su vida personal. En contraste, a Tito Castro se le ha visto en los juzgados en varias ocasiones atendiendo asuntos personales en horas de trabajo y nadie le dice nada, pero al parecer le dolió que lo excluyeron de la selección de veteranos. Habrá que esperar al sábado para ver que ocurre, aunque algo es seguro, El Grinch no ama el futbol.
YA NO HAY BACHES en Fortín, o al menos eso le dijeron a Guillermo Santoprieto, director de Bacheo del Ayuntamiento, quien gracias a su excelente desempeño, que provocó la extinción de los cráteres como si se tratara de dinosaurios, ahora se dedica a hacer campaña de tiempo completo con la candidata a a diputada federal por la alianza “Va por México”, Janeth García Cruz, con quien se anda tomando fotos sin recato alguno, mientras en el municipio los baches siguen surgiendo. Lo cierto es que más que ayudar a la candidata a legisladora, el que este personaje recorra Fortín y la región con ella, afecta a su imagen, pues si ni siquiera puede tapar un bache ¿que se puede esperar de él?. En este municipio, como hace meses no ocurría, de la noche a la mañana empezaron a realizarse jornadas de belleza y otras actividades.

CUBETADA DE AGUA FRÍA es la que recibió el candidato a diputado federal por el distrito de Orizaba, Igor Rojí López, al ventilarse que la Procuraduría Federal del Consumidor le clausuró cuatro bombas de una de sus gasolinerías, esto porque no daba litros de gasolina completos, lo que provocó tremendo escándalo. El bache en que cayó el también alcalde de Orizaba con licencia no es algo fácil de librar, pues su discurso en los primeros días de campaña ha girado en torno a la transparencia, a la honestidad y el ver que ni en su propio negocio se cumplen estas premisas, lo deja muy mal parado ante los electores, muchos de los cuales han cargado combustible en el establecimiento propiedad de Rojí López, quien sin duda, tendrá muchas explicaciones que dar. Hace algunos años, Rojí López fue señalado de comprar gasolina robada, lo que juró y perjuró que eran puras mentiras que buscaban dañar su imagen, argumento que no está en posibilidades de repetir, sobe todo tratándose de la Profeco y de un tema tan delicado como la “ordeña” de combustible. Tremenda piedra se encontró en su arranque de actividades proselitistas, habrá que ver que tiene que decir en su defensa. Por ahora es todo, hasta la próxima.