UNAM FORMALIZA PETICIÓN DE MEDALLA BELISARIO DOMÍNGUEZ PARA MARIO MOLINA

UNAM FORMALIZA PETICIÓN DE MEDALLA BELISARIO DOMÍNGUEZ PARA MARIO MOLINA

MÉXICO.- El rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, propuso formalmente la candidatura de José Mario Molina-Pasquel y Henríquez, ganador del Premio Nobel de Química (1995), y profesor extraordinario en la Facultad de Química de esta casa de estudios, para recibir la Medalla de Honor “Belisario Domínguez” que entrega el Senado de la República, correspondiente al año 2020.

A través de un comunicado, la UNAM explicó que a través de un oficio dirigido a la senadora Sasil Dora Luz de León Villard, presidenta de la Comisión de la Medalla otorgada por la Cámara Alta, el rector explicó que el doctor Molina, fallecido el 7 de octubre de este año, fue pionero y uno de los principales investigadores a nivel mundial en estudios sobre química atmosférica.

“Junto a Frank Sherwood Rowland y Paul Krutzen recibió el Premio Nobel de Química, por su trabajo en el que predijeron el adelgazamiento de la capa de ozono como consecuencia de la emisión de los gases industriales denominados clorofluorocarburos”, destacó el texto.

Agregó que las investigaciones de Mario Molina sobre el tema contribuyeron al Protocolo de Montreal de las Naciones Unidas, que constituye el primer esfuerzo internacional que ha enfrentado con efectividad el problema ambiental a nivel mundial.

Molina –quien estudió ingeniería química en la UNAM, y el posgrado en las universidades de Freiburg, Alemania, y de California, Berkeley–, apoyado por su grupo de investigación identificó las propiedades químicas de compuestos que juegan un papel esencial en la descomposición del ozono de la estratósfera. También propusieron y demostraron en el laboratorio una nueva secuencia de reacciones catalíticas que explican la mayor parte de la destrucción del ozono en la estratósfera polar, añadió el rector en el documento.

“El destacado universitario enfocó gran parte de su labor a la política de la ciencia conectada con el creciente problema del cambio climático e impulsó acciones globales a favor del desarrollo sustentable”.

Subrayó que en México creó y presidió un centro de investigación y promoción de políticas públicas que lleva su nombre, donde se realizan estudios estratégicos sobre energía y medio ambiente, particularmente en los campos de cambio climático y calidad del aire.

De igual forma, investigó la química de la contaminación atmosférica en la baja atmósfera y estuvo involucrado en trabajos interdisciplinarios colaborando con expertos y formando estudiantes universitarios mexicanos en su laboratorio, para enfrentar el problema de la degradación de la calidad del aire en las grandes ciudades, “especialmente grupos de contaminantes del aire en zonas urbanas, realizando importantes aportes al conocimiento y a la solución de la contaminación atmosférica de la Zona Metropolitana del Valle de México y de otras importantes ciudades del país”.

Acotó que las valiosas aportaciones y trayectoria académica y profesional del Nobel de Química fueron reconocidas con más de 40 doctorados Honoris causa, entre ellos los de las universidades de Harvard, Cambridge, Massachusetts y la UNAM. Formó parte de la Academia Nacional de Ciencias y del Instituto de Medicina de Estados Unidos; de El Colegio Nacional, y las academias mexicanas de Ciencias y de Ingeniería.

De igual forma, destacó Graue Wiechers, fue uno de los 21 científicos que forman parte del Consejo de Asesores de Ciencia y Tecnología de los presidentes Bill Clinton y Barack Obama, y el primer mexicano en recibir la Medalla Presidencial de la Libertad de Estados Unidos de América. Asimismo, el gobierno español lo condecoró con la Gran Cruz de la Orden de Isabel La Católica.

“Mario Molina fue profesor e investigador en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, la Universidad de California, Irvine, y el Laboratorio de Propulsión a Chorro del Instituto Tecnológico de California; recientemente se desempeñó como investigador de la Universidad de California en San Diego, donde formó parte del Departamento de Química y Bioquímica, así como del Instituto de Oceanografía Scripps”.

Finalmente, el rector Graue consideró que por su legado, el doctor Molina es merecedor de la Medalla de Honor “Belisario Domínguez” del Senado de la República, correspondiente al año 2020.

Con información de la UNAM