MONJAS VENDIERON A NIÑOS HUÉRFANOS PARA SER ABUSADOS SEXUALMENTE POR EMPRESARIOS Y SACERDOTES

MONJAS VENDIERON A NIÑOS HUÉRFANOS PARA SER ABUSADOS SEXUALMENTE POR EMPRESARIOS Y SACERDOTES

ALEMANIA.- Una investigación en Alemania ha dado a conocer que 175 niños, entre 8 y 14 años en los años 60 y 70, fueron abusados sexualmente por hombres de negocios y clérigos, con la complicidad de monjas, de la Arquidiócesis de Colonia, quienes se encargaban de venderlos.

Si bien los abusos se dieron 60 y 50 años atrás, la demanda fue informada por primera vez en 2020 y la investigación correspondiente concluyó en enero de 2021.

Según señalan los reportes, niños huérfanos que vivían en pensiones de la Orden de las Hermanas del Divino Redentor fueron vendidos o prestados por semanas a sacerdotes que abusaban sexualmente de ellos en Alemania, en lo que se convirtió en un negocio.

De acuerdo a lo establecido por 16 hombres que entablaron la demanda, y pidieron a la Arquidiócesis de Colonia que realizara una investigación completa, estos aseguraron que cuando eran niños se les negó la posibilidad de que fueran adoptados, ya que el negocio de abuso sexual era más que benéfico para las monjas e incluso algunos de los menores fueron preparados para ser esclavos sexuales.

Uno de los testigos mencionó que el abuso se dio durante años y que las monjas lo drogaban con regularidad para poder llevarlo a los departamentos de sus abusadores.

Por su parte, Karl Haucke, uno de los demandantes, aseguró que sufrió de abuso, por más de un sacerdote, al menos una vez a la semana entre los 11 y 14 años.

“No teníamos palabra para describir lo que nos estaban haciendo. Tampoco sabíamos lo que significaba y no se detuvo con el dolor físico. Teníamos una clara sensación de humillación y de ser utilizados”, dijo Haucke.

Pese a que varios medios han dado a conocer detalles de lo sucedido, el arzobispo Reiner Maria Woelki se negó a hacer pública toda la investigación y exigió a los periodistas que la vieran a firmar acuerdos de confidencialidad, lo cual provocó que Haucke, quien lideraba al grupo de víctimas, renunciara.

La razón por la cual Woelki decidió censurar el informe fue porque este no “era legalmente hermético” y contenía “prejuicios inadmisibles” contra la iglesia católica, puntualizó Haucke.

Por su parte, la Arquidiócesis de Colonia señaló  que la razón por la cual la investigación no fue publicada se debió a que no se explicaba a detalle la metodología que se utilizó. Sin embargo, el obispo Karl-Heinz Wiesmann, quien dirige la arquidiócesis, dijo que la investigación era “tan sangrienta” que sería impactante hacerla pública.

En la actualidad, las personas que cometieron los abusos sexuales, y que aparecen en el informe, ahora están muertos. Además, muchas víctimas han logrado llegar a un acuerdo económico con la iglesia, por lo que no pudieron unirse a la demanda.

Para el mes de marzo, la arquidiócesis planea publicar una nueva edición de la investigación.

CON INFORMACIÓN DE THE DAILY BEAST