LAS COSAS QUE NO ENTIENDO

LAS COSAS QUE NO ENTIENDO

Guadalupe Carrillo, la emperatriz de Calcahualco

En Chocamán, la desinfección como las obras, patito

Si Trump quiere, el presidente se hace prueba de COVID 19

LA EMPERATRIZ de Calcahualco, Guadalupe Carrillo y su rey de chocolate, Espiridión Rosas de nuevo están en el ojo del huracán, esto después de que se dio a conocer que su majestad le pagó el servicio de Internet a su hija con cargo a las arcas municipales, pero también mandó hacer la conexión en el ciber café que tienen en la comunidad de Excola. Tan solo el servicio de conexión fue superior a los 50 mil pesos, pero espere, esa es solo la cereza del pastel, porque desde este mes y hasta que concluya la administración municipal, la gente de Calcahualco será quien pague por el servicio. La hija de la alcaldesa por cierto está bien identificada por la realeza, pues tuvieron la puntada de construir su casa con acabados de torres de un castillo, demostrando la opulencia de la que hacen gala, que es una grosería en uno de los municipios más pobres del estado y del país. No cabe duda que Calcahualco ha tenido unos gobernantes dignos de una película de Hollywood, pues seguro usted recuerda a Sixto “Daredevil”, es decir, el hombre que desde que rindió protesta presumió que no tenía miedo de enfrentar los problemas del municipio, ni de combatir a los talamontes, ni de gobernar con mano dura. Al final tampoco tuvo miedo de construirse una lujosa mansión sin importarle la opinión de sus gobernados. Espiridión Rosas, esposo de la alcaldesa por cierto, ya fue síndico y se convirtió en todo un “Ratón Vaquero”, por eso de que le gusta sacar su pistola, presumir y amenazar a quien se le ponga enfrente, sin contar que más de uno ha sido lesionado a balazos por este personaje. Este personajazo afirma que la siguiente elección es la suya y por eso anda entregando despensas y dándose baños de pueblo. Mientras tanto la pobreza continúa pegando duro en Calcahualco, pero no se preocupe usted porque su majestad y su familia gozan de buena salud y economía. Su majestad sigue reinando en Calcahualco ¿Y si la gente tiene hambre? Pues que coman pasteles.

AGUA Y CLORO es lo único que utiliza el Ayuntamiento de Chocamán para desinfectar espacios públicos, confirman los mismos trabajadores, quienes de boca en boca han revelado que su jefa, la alcaldesa, Norma Rojas Trejo, lo que menos quiere es gastar, al menos en beneficio de sus gobernados. En Chocamán incluso la presidenta municipal apenas va agarrando el paso sobre el tema del coronavirus, al grado que entregó una ambulancia para traslado de pacientes que en su lógica, espera nunca utilizar en su municipio, dejando en evidencia que no está al tanto de los 5 casos ya confirmados de Covid-19. Y así es como se sigue combatiendo el coronavirus en el municipio, con productos igual que las obras que se hacen “patito”. Mientras tanto y en lugar de aplicar un producto desinfectante, la alcaldesa sigue rociando el municipio con agua, un poco de cloro y jabón para que la gente vea que si trabaja.

Y para que no vayan a pensar que esto es violencia de género (por eso de que pura alcaldesa fue citada hoy) nos quedamos con la declaración del máximo Tlatoani mexicano, que no se hizo nunca la prueba del coronavirus, ni usó cubrebocas ni gel antibacterial, pero si Donald Trump se lo pide, se hace la prueba de inmediato ¡a sus órdenes, faltaba más jefazo!. Por ahora es todo, hasta la próxima.